• C/ Doctor Castelo 36, 1º Despacho 3
  • 637024184
  • info@crecimientopositivo.es
Tenacidad
29 enero 2013 - 20:31, por , en Psicología Positiva, sin comentarios

A menudo nos ocurre que iniciamos actividades, nos hacemos propósitos, nos marcamos metas, que pasado un tiempo terminan formando parte de la lista de objetivos sin cumplir. Cuando dejamos las cosas a medias, abandonamos objetivos sin haberlos alcanzado, se va produciendo en nosotros una sensación de poca valía, frustración y desánimo que frecuentemente nos entorpecerá a la hora de poner en marcha nuevos proyectos.

Llamamos Tenacidad a la capacidad necesaria para continuar trabajando para alcanzar metas, a pesar de los obstáculos y retrocesos del camino. Se trata de una de las 24 Fortalezas hasta hoy estudiadas por la Psicología Positiva, y hoy queremos conocerla un poco más a fondo. Trataremos de entender bien cómo ponerla en marcha, cómo potenciarla y qué beneficios nos traerla el hacerlo.

Lo primero que proponemos para aprovechar de forma útil la lectura de este artículo, es un cambio profundo de mentalidad. Para los que estén familiarizados con nuestro enfoque no será nada novedoso, pero queremos incidir en ello para los que empiecen a tomar contacto con lo que desde Crecimiento Positivo defendemos. Mucho se ha debatido sobre la idea de si la palabra crisis va de la mano de la palabra oportunidad. Incluso se ha discutido lo que ya en 1959, JFK en un discurso en Indianápolis argumentó sobre el símbolo chino que representa el vocablo “crisis”, compuesto por dos símbolos “peligro” y “oportunidad”.

 Lejos de entrar a analizar la veracidad léxica de un idioma que desconocemos, si queremos tomar prestados ciertos matices…

Si cambiamos “crisis” por “dificultad”, nos sentimos libres de afirmar que, cuando una dificultad se cruza en nuestro camino, además de traer consigo algunos sentimientos de frustración con los que tendremos que lidiar, también se nos está brindando la posibilidad de cambio, la oportunidad de reflexionar y de elegir y probar nuevas formas de actuar hasta encontrar la correcta. En definitiva, de aprender sobre nosotros mismos, de crecer. Eso es lo que debemos buscar en esta lectura, la propuesta de otra forma de hacer las cosas distinta a la que estamos acostumbrados, que nos pueda permitir salvar la dificultad y combatir el desánimo, en este caso, que nos lleva a desistir de alcanzar nuestras metas.

Centrémonos ya en la capacidad de persistir, en la Tenacidad…

Beneficios:

Aparte de conseguir los beneficios que trae consigo conseguir un propósito, cuando elegimos perseguir dicho propósito, y seguimos en ello, incluso cuando surgen obstáculos, estamos poniendo en marcha una de las fortalezas humanas –la Tenacidad- que todos tenemos más o menos potenciada. Esto, hará que comiencen a generarse emociones positivas en nosotros, con las que podremos ir compensando otras emociones negativas que puedan desanimarnos. Las emociones positivas funcionarán como un motor que nos de la fuerza necesaria para seguir trabajando por una meta que no alcanzaremos inmediatamente, pero que estará dividida en “micro-objetivos” que cumpliremos poco a poco. Además, cuánto más pongamos en marcha esta fortaleza, más potente se hará, y la forma de actuar aprendida pasará a convertirse en un hábito presente en nuestra vida, del que fácilmente podremos hacer uso en cualquier situación.

Pero…si la tenacidad no es mi punto fuerte… ¿cómo puedo potenciarla?

Existen diversos ejercicios para potenciar la capacidad de persistir, la constancia, la atención y la paciencia necesaria para ello. Hoy te proponemos que empieces por aprender a plantearte metas y a planificar cómo llegar a ellas, pero no de cualquier forma. Para empezar te pedimos que reflexiones sobre varias cuestiones, e incluso que las escribas en un papel…

¿Qué metas sueles plantearte?, ¿Cómo planificas la estrategia a seguir?, ¿Cómo crees que planifica un escalador la subida?

  • Empieza por definir bien tu objetivo:

Nuestros objetivos deben ser objetivos SMART (objetivos inteligentes):

S: Específicos (Specific), cuanto más concreto mejor

M: Medibles (Measurable), de cara a poder contar con datos objetivos sobre los avances

A: Realizables (Achievable), aunque nos planteemos retos, debemos confiar en poder alcanzarlos

R: Relevantes (Relevant), debemos plantearnos objetivos importantes para nosotros

T: Limitado en tiempo (Time bound), es importante fijarnos un plazo para alcanzarlo.

  • Planifica los pasos desde el final hasta el principio (de arriba abajo)

Al igual que los escaladores, se trata de hacer el recorrido desde la meta al punto de partida, dividiendo el camino en pequeños pasos que a su vez deberán cumplir las características SMART que antes hemos detallado. De esta forma habremos desarrollado nuestro proyecto.

Ahora todo está listo, ¡PONTE EN MARCHA!

Pero antes de terminar… ¡Un consejo!

Sé flexible contigo mismo, no cumplir un objetivo a la perfección o en el tiempo previsto, no es un fracaso. Recuerda que estás nuevamente ante una oportunidad de reevaluar qué ha ocurrido, plantear cambios y aprender. Si no conseguimos alcanzar nuestro cometido, siempre habremos aprendido algo útil en el camino. El proceso nos habrá aportado conocimientos que no hubiésemos obtenido en caso de no haberlo intentado y habrá merecido la pena.

Lo importante más es que tus objetivos sean significativos para ti, que tengan un sentido en tu vida. Para ilustrar esta última idea, dejamos un cuento de Jorge Bucay para reflexión de cada uno de los lectores…

Los tres albañiles

Había tres albañiles trabajando en una construcción. Una persona que pasaba se acercó a uno de ellos y le preguntó: “¿Qué está haciendo buen hombre?”, “Estoy colocando ladrillos –contestó- “es un duro trabajo con el que me gano el pan de cada día”. Se acercó al segundo y reiteró la misma pregunta, a lo que el albañil respondió: “Estamos colocando ladrillos, construyendo juntos el lado norte de esta estructura”. Finalmente se aproximó al tercero, quien ante la pregunta, y con orgullo, dijo: “Coloco ladrillos ayudando a levantar la catedral más hermosa para mi pueblo”.

Eva Cedenilla Lozano

Psicóloga Experta en Psicología Clínica y de la Salud

Sobre el autor