• C/ Doctor Castelo 36, 1º Despacho 3
  • 637024184
  • info@crecimientopositivo.es
Los Errores de la Atención en la Vida Cotidiana
29 enero 2013 - 16:50, por , en Neuropsicología, Salud y Bienestar, sin comentarios

¿Alguna vez habéis sacado el abono transporte para abrir la puerta del portal de vuestra casa o las llaves para entrar en el metro? Es curioso, pero nos puede pasar. Podríamos decir que es falta de atención, cierto es…, pero ¿por qué nos confundimos con dos objetos que abren?, ¿por qué no sacar las gafas en vez de las llaves? Seguramente se deba a que igual que recordamos mejor la información que almacenamos por medio de categorías, también las registramos por categorías. Tendríamos una serie de carpetas en las que guardaríamos alimentos, transportes, objetos y dentro de éstos habría una subcarpeta en la que habríamos introducido todos los objetos que abren “cosas”, como las llaves y el abono transporte. Con estos dos objetos entramos, accedemos a un lugar.

Sería una manera ordenada de guardar información de una manera eficaz y a la vez económica en cuanto al tiempo que tardamos en almacenarla, ya que si no la guardáramos siguiendo algún método para archivarla, tardaríamos más en almacenar la información.

Podéis hacer la prueba: intentad aprenderos una listas de objetos sin ninguna estrategia de orden, os resultara más complicado aprenderla y os llevará más tiempo que si la registráis buscando previamente una relación entre esos objetos.

Los procesos que se llevan a cabo para memorizar nueva información son:

  • Registro/codificación: creamos una primera huella de la información.
  • Almacenamiento: la información pasa a memoria a largo plazo guardándose en las áreas asociativas para conservarla.
  • Recuperación: por medio del cual evocas el recuerdo, la información almacenada, trayéndola a la conciencia.

Sin apartarnos del tema inicial, “la atención”, en este ejemplo que os planteo habría una desactivación transitoria de la atención y justo en ese momento sacaríamos las llaves o cualquier otro objeto que pertenezca a la categoría de “abrir” de forma automática.

A nivel biológico, como dato de interés, el mantenimiento del estado de alerta depende concretamente de la formación reticular situada en el tronco cerebral y en el tálamo. Según la teoría de Mesulam acerca de la atención, el vector o canal atencional encargado de los procesos de atención selectiva que regulan la dirección de la atención quedaría inactivo de manera transitoria. Nos acordamos de que teníamos que sacar el objeto que sirve para pasar por los torniquetes del metro y en cuanto llegamos a esa conclusión, el vector o canal atencional se desactiva y cogemos por error otro objeto que “abre”, pero no el adecuado para esa situación porque nuestra atención selectiva estaba en descanso.

¿Por qué cogimos algo que abre? Porque atencionalmente llegamos a la carpeta de “objetos que abren” y en ese instante dejamos el automático puesto. Como una forma de guardar la información, para recordarla posteriormente, es hacerlo por categorías, no cogemos cualquier objeto sino uno que abra. En primer lugar estaría la capacidad atencional y en segundo lugar la memoria.

Natalia Torrecilla Merchán
Departamento de Neuropsicología

Sobre el autor